Template Tools
El Tiempo en Cabra
PDF Imprimir

PREGÓN FIESTAS DE LA CRUZ

BARRIO DEL CERRO

AÑO 2013

Como una noche incendiada

este barrio tiene la sangre:

azul de mirar al cielo,

dulce de tanto mirarse.

Este barrio tiene una luz

que derrama por sus calles

como un tesoro infinito

de todos, pero de nadie.

Este  barrio está siempre lleno

de gentes de todas partes

que nunca comprenderán

sus secretos ancestrales,

ésos que sólo conocen

los que sus sueños comparten.

Este  barrio tiene la piel

curtida por mil azahares

y en sus venas fluyen gotas

de linajudos linajes,

por eso siempre parió

apellidos respetables:

testigos y testimonio

de indelebles lealtades.

Este  barrio dibuja escudos

coronando los portales,

de muy rancios abolengos

y de oscuras vanidades.

Pero este  barrio también

sabe mirar adelante,

quiere encarar el mañana

y el presente más vibrante.

Este  barrio vive hacia adentro

y por sus poros se evade,

se proyecta hacia el pasado

y hacia el futuro se esparce.

En sus arterias los piercings

se alinean con los trajes

y las mujeres mayores

con alegres colegiales.

Este  barrio tiene fronteras

que limitan con el aire,

con murallas infinitas,

con tapices celestiales.

Este  barrio desde hoy  es parte de mí

como yo de mis verdades;

no puedo reconocerme

sin mirarme entre sus gentes

no puedo reconocerme

sin mirarme entre sus calles.

Señor primer Teniente de Alcalde Delegado de Cultura.

Compañeros de Corporación.

 Asociación de Vecinos Santa María la Mayor del Barrio del Cerro.

Hermano Mayor de la Santa Veracruz y María Santísima de los Remedios.

Hermano Mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de la Sierra.

Hermano Mayor de la cofradía de Nuestra Señora de los Remedios de la vecina localidad de Zuheros.

Reina y Damas de este Barrio,

Vecinos y Vecinas Amigos todos.

Supone un honor para mi persona estar hoy en este     lugar y con esta  perspectiva tan diferente.

Es por eso que en primer lugar  quiero agradecer a los vecinos y vecinas de este antiguo barrio del cerro que se hayan acordado de mí, para ocupar este  escenario y así ensalzar a este lugar hermoso en el que se remontan los orígenes de mi pueblo y mis orígenes,  ya que  tengo conocimiento de que  mi abuela materna hermana del Sacerdote Don. Manuel Osuna nació en una casa situada justamente al lado de la puerta del sol, por lo tanto  la sangre de mis antepasados nació en este barrio de Cabra.

 Agradecido también por permitidme ensalzar con mi humilde voz a este lugar tan egabrense y peculiar que transporta siempre mis recuerdos a mi infancia donde recorría todos los años estas calles con la popular santa cruz y algún año que otro con pequeños pasitos de Semana Santa, oportunidad que brindáis de ensalzar  a sus fiestas y tradiciones, sus calles y plazas y como no a sus gentes, gentes sencillas de bien y gran corazón  que hacen aún más amable y entrañable este antiguo casco histórico egabrense.

Agradecerte a ti, amiga y compañera M. José la desmesura de tus halagos, pues me ves con los ojos del corazón por eso mi agradecimiento mas sincero y profundo, ya que cuando se utiliza el corazón para hablar  nunca se falla y yo sé que así tú lo has hecho hoy.

                                     

Quiero centrar la primera parte de este pregón como católico convencido y hombre de fe  en el símbolo del cristiano, LA CRUZ, símbolo de la fe, cruz vencida por nuestro señor Jesucristo, cruz que preside esta hermosa plaza y  nos recuerda las cruces personales de cada uno, que a veces suelen ser tan pesadas como ésta de piedra, por ello en estas fiestas se llena de flores, flores que nos recuerdan que al final de nuestro sufrimiento acabará nuestra cruz floreciendo en Cristo donde viviremos eternamente.

¿Cuál es el origen del Día de la Cruz? Los libros litúrgicos contienen dos fiestas dedicadas al culto de la Cruz: el dia de la Santa Cruz, el 3 de mayo que celebramos hoy, y la Exaltación, el 14 de septiembre que es celebrada por la Cofradía de la Veracruz  asentada desde antiguo en esta Iglesia de San Juan Bautista y que exalta a la Cruz con cultos y misa solemne en la festividad de la Exaltación de la Cruz el 14 de septiembre. La Exaltación, conmemora la dedicación de las basílicas de Jerusalén, de origen oriental y no pasó a occidente hasta fines del siglo VII, a través del rito romano.

     El dia de la Santa Cruz, en cambio, es conmemorado desde antiguo. En España aparece en todos los calendarios y fuentes litúrgicas mozárabes, poniéndola en relación con el relato del hallazgo por Santa Elena de la auténtica Cruz de Cristo. Este relato figura en los pasionarios del siglo X y puede resumirse así: En el sexto año de su reinado, el emperador Constantino se enfrenta contra los bárbaros a orillas del Danubio. Se considera imposible la victoria a causa de la magnitud del ejército enemigo. Una noche Constantino tiene una visión: en el cielo se apareció brillante la Cruz de Cristo y encima de ella unas palabras, In hoc signo bicis ("Con esta señal vencerás). El emperador hizo construir una Cruz y la puso al frente de su ejército, que entonces venció sin dificultad a la multitud enemiga. De vuelta a la ciudad, averiguado el significado de la Cruz, Constantino se hizo bautizar en la religión cristiana y mandó edificar iglesias. Enseguida envió a su madre, Santa Elena, a Jerusalén en busca de la verdadera Cruz de Cristo. Una vez en la ciudad sagrada, Elena mandó llamar a los más sabios sacerdotes y con torturas consiguió la confesión del lugar donde se encontraba la Cruz a Judas (luego San Judas, obispo de Jerusalén).

En el monte donde la tradición situaba la muerte de Cristo, encontraron tres cruces ocultas. Para descubrir cuál de ellas era la verdadera las colocaron una a una sobre un joven muerto, el cual resucitó al serle impuesta la tercera, la de Cristo. Santa Elena murió rogando a todos los que creen en Cristo que celebraran la conmemoración del día en que fue encontrada la Cruz Santa, el tres de mayo.

Toda esta historia tiene, sin duda, mucho de leyenda pero lo cierto es que en los documentos romanos Visigodos del  654, se menciona esta festividad comparándola, por lo que se refiere a su solemnidad, con las mayores del año eclesiástico; y en el Leccionario de Silos, compuesto hacia el año 650, aparece con el nombre de dies Sanctae Crucis, siendo éste el más antiguo testimonio de su conmemoración en España.

Si antiguos son los testimonios alusivos a la Santa Cruz no menos antiguo  es el gran testimonio de consagración a la Virgen María que tenemos en esta antigua Iglesia de San Juan Bautista, donde los visigodos se asentaron  y Cabra en ese tiempo vivió una época de esplendor, convirtiéndose en un centro administrativo de primera importancia y ubicándose en ella la sede de una diócesis episcopal de la Hispania visigoda.

Obispos egabrenses fueron: Juan (que acudió al II Concilio de Toledo en el año 589), Deodato (contemporáneo de San Isidoro de Sevilla) y Bacauda (que asistió al VIII concilio de Toledo. Del episcopado de este último es la piedra citada anteriormente que se conserva, siendo esta de  consagración a un altar en honor de la Virgen María (año 650). Es  este uno de los testimonios mas antiguos de veneración a Santa María Virgen en nuestro país.

Tengo gran cariño a este antiguo barrio del cerro precisamente por ello, por tener el testimonio más antiguo de la fe de nuestro pueblo, por eso en este año tan especial denominado año de la Fe por la Iglesia Católica me honra pronunciar este pregón en el lugar donde se encuentra este antiquísimo testimonio  de nuestra fe, de la fe de Cabra, a su vez porque en esta Iglesia tuvo su primer asiento la Imagen Bendita de Santa María la Mayor, hoy llamada Nuestra Señora de la Sierra imagen de mis desvelos que tiene cautivado mi corazón,  la que según cuenta la tradición en los albores del cristianismo, el Santo Hesiquio, discípulo del Apóstol Santiago y primero de los Obispos que hubo en Egabro, vino a evangelizar esta ciudad trayendo consigo una de las cuatro imágenes de la Virgen que San Lucas había tallado en presencia de Ella. La imagen fue colocada en el altar mayor de ésta,  la primera iglesia que se edificó en la ciudad, sobre los asentamientos de un antiguo templo dedicado a la diosa Fortuna. Ante la invasión árabe, la imagen de nuestra Patrona fue ocultada en la cumbre de la sierra en el mes de noviembre del año 714. Siglos más tarde, un cautivo encontró la imagen, era el año 1240. El 15 de agosto de ese mismo año, subió San Fernando a orar ante la Virgen y ofrecerle la bandera de combate y la caja guerrera que había arrebatado a los árabes y desde entonces  en la altura como placida estrella su luz fulgura.

 Por lo tanto comparto con los aquí presentes la noticia de que el año próximo 2014 se cumplirán 1.300 años de la salida de nuestra Patrona de esta Iglesia de San Juan Bautista del cerro para ser ocultada en la cueva de la sierra mayor de cabra, asi como en el año 2015 se cumplirán 775 años de la aparición de la Santísima virgen en la cueva del santuario y del nombramiento de la imagen con el bello nombre que hoy la conocemos, SANTA MARIA DE LA SIERRA, bonitas fechas para conmemorar y recordar.

                                       Desde aquí lanzo la idea a su Real Archicofradía puesto que sería el momento idóneo para que nuestra Patrona ocupara durante algunos días y en conmemoración de las citadas fechas el asiento de su primitiva iglesia, su primer asiento, celebrando tales fechas como merece y visitando este lugar como lo hizo en su Coronación Pontificia paseándose magistralmente por estas calles del barrio del cerro donde Ella quiso tener su primer asiento.

 Éste es el gran misterio de que las flores nazcan aquí como en ningún otro sitio pues aquí en este lugar nació la historia de la devoción de nuestra Patrona, nació la flor escogida por Dios, en este lugar denominado por mí desde hoy como el jardín del cielo, nació la más bella flor que nuestros ojos nunca vieren, nació nuestra esperanza, nació  nuestra alegría y nuestro consuelo, se despertó nuestra fe, en este lugar actuó nuestra Señora como Virgen milagrosa curando a Julián el niño milagro, en este lugar desde entonces la tierra da las más gratas fragancias y las flores crecen misteriosamente como si estuviesen plantadas en los arriates del cielo y sólo por eso, sólo porque Dios lo escogió para plantar en esta bendita iglesia a la prodigiosa de las obras de Dios, la más hermosa  de las flores, nuestra Virgen Bendita de la Sierra.

Conocidísima es la leyenda de que mientras Santa Maria la Mayor estuvo oculta en la cueva la imagen de la Virgen de los Remedios ocupo las suplicas y desvelos de sus hijos, siendo luz para este pueblo mientras su patrona se encontraba oculta en la oscuridad y frialdad de la cueva. Es por eso, que con  estos versos y como hermano de la Archicofradía de la Virgen de la Sierra y de la Archicofradía de la Virgen de los Remedios quiero dedicarles a las dos imágenes que ocuparon la devoción de este barrio y del pueblo en general.

Tengo dos imágenes de una madre buena
Dos luceros de un mismo amanecer…

Dos fuentes de una misma agua serena,
dos caricias benditas de mujer.
Dos fragancias distintas para oler
una misma pureza de azucena…

De dos formas la puedo contemplar…
Por dos nombres la puedo conocer
o nombrarla en eterna letanía…

Que a la hora dulcísima de amar
su gracia simplemente es la de ser,
la Madre del Señor, Virgen María.

Señora de los Remedios que en mayo recorre las calles de este barrio, como la más bella flor rodeada entre mil flores, entre salves, cantos, la voz incomparable de Lola Córdoba, la desmesura de su cofradía o la mirada de las madres agustinas en su visita al convento que hace que palpite nuestro corazón al verla gloriosa y radiante pasear por las calles de su barrio y pueblo.

Me acomodé en tu mirada.
Y el revoloteo del viento
que en tu andar levantabas,
me hizo creer que tu aliento
sería mi única esperanza.

 Madre de los Remedios,
niña guapa de cabra.
Soy la risa que me ofreces,

Cuando contemplo tu mirada
Soy el gozo de verme en tu regazo.
No hay un paso con tanta gracia y dulzura.
No hay un beso con lágrima que se escape.
No hay gloria que alcance tal locura
cuando te veo venir, Remedios, de día, o a oscuras.
No digáis que lo calle,
pues recordar merece la pena, 
¿No es verdad que esta  más guapa
cuándo el sol besa su cara?
¿No es verdad que el relente
le despeja su mirada?
¡ Ay!, contigo, sólo contigo
aprendí a decir ¡guapa!.
Que toco la gloria cuando te veo,
que es tu mirada la que me quedo dentro
que son tus lenvatás un desafío
para que yo siga soñando cada año contigo.
Contigo, Madre, contigo. 
Algo se me fue contigo.
Siempre, siempre, hasta el final,
Madre, contigo, siempre contigo

Remedios del viejo barrio de Cabra.

Desde aquí mi reconocimiento a los vecinos y vecinas de este barrio por su dedicación desde siempre en el cuidado de los patios y de las flores, de cientos de variedades de flores: cilindras y geranios, rosas clavellinas  y sardinas, flores de pitiminí, salcillos de la reina, buganvilla, azucenas y claveles, hierbabuena y pilistras , jazmines, ficus, damas de donde  miles de plantas y flores que aquí crecen como si estuviesen en el jardín del cielo y acompañan en su caminar a la señora de este barrio en el primer domingo de mayo…

Un clavel en la maceta,

la maceta en el balcón

y la mano de la dueña,

más hermosa que la flor.

Balcones del cerro,

¿Qué estáis mirando?

dejadme que yo siga

sus dulces pasos.


Que nadie nos vigile,

cerrad las puertas

que quiero estar a solas,

sólo con Ella.

¡Ay, quién pudiera

recorrer a su lado

las plazuelas!

Plazuelas, calle Toledano donde el milagro de Julián se produjera, Los Huertos,  Baños de San Juan y plazas, Puerta del Sol y Cuesta de San Juan que es como una metáfora de nuestra vida lo mismo sé esta arriba  que mas pronto se baja deprisa….

 Cuesta de San Juan...

metáfora de la vida:

siempre subir y bajar,

cuesta abajo y cuesta arriba,

por un camino de piedras

que lacera y que lastima.

Cuesta de San Juan,

Metáfora de la vida.

Subir a tientas, subir,

bajar rodando, de prisa,

para volver a subir,

para empezar otra etapa

nueva de la vida.

No es posible hablar de este barrio, sin referirse a las mujeres, mujeres que desde la asociación de vecinos o de manera anónima y altruista luchan por mantener estas fiestas y nuestras más antiguas tradiciones, mujeres luchadoras, trabajadoras, fuertes, leales, comprometidas, amables, sencillas, humildes, entregadas, alegres, educadas, hacendosas, mujeres de provecho y de bien, carismáticas, mujeres mayores, ancianas, jóvenes y guapas cuyas virtudes representáis de modo especial hoy vosotras  M. Sierra, Milagros y Alba,  que acabáis de ser proclamadas Reina y Damas en este año 2013.  Felicidades y que la ilusión que hoy se ve plasmada en vuestros rostros sea nuestro mayor referente y en ningún momento se vea mermada por los problemas de la vida.

 

Mujeres con estirpe y gallardía
Mujeres de coraje y reciedumbre
Mujeres de balcones floreados
Mujeres por el sol endurecidas
Y con toque sutil de luna llena
Mujeres sin escudos ni blasones
Que tienen en el trabajo su nobleza…
Mujeres de mirada penetrante
Y caricia sugerente y siempre tierna
Mujeres que han hundido sus raíces
En los surcos profundos de esta tierra.
Mujeres que destilan por sus poros
El orgullo de ser egabrenses
Así son las mujeres de este barrio

Así son las mujeres de mi Tierra.

Quiero felicitar  a este barrio entre muchas otras cosas por llenarlo de fe, de oraciones, por recuperar el rezo del Santo Rosario y por realizar un encuentro con Dios a través del culto en su antigua Iglesia, culto que reciben sus Cofradías e Imágenes, la Vera-Cruz y Nuestra Señora de los Remedios, Jesús de la Humildad y Virgen del Amor Fraterno, Virgen granadina de la  Piedad junto con el Cristo del Amor  y la Imagen del Rocío cuya advocación nos trasporta a las marismas del cielo, así como la Cofradía del Descendimiento que también escogió este bello enclave para comenzar y finalizar cada año su estación de penitencia.

 Todo esto hace que busquemos a Dios en este barrio por sus calles y plazas hasta realizar un verdadero encuentro con Él para luego asi enseñarlo a todo el que no lo conozca...

       TE BUSQUÉ EN LA MARAVILLA

DE UNA FLOR PURA Y SENCILLA

QUE CRECÍA EN LAS MACETAS

DE ESTE VIEJO BARRIO DEL CERRO.

TE BUSQUÉ POR LAS CALLES

DE VIEJAS PIEDRAS  SECAS

DE LA TIERRA QUE DESPIERTA.

TE BUSQUÉ EN LOS ATARDECERES

ENTRE NUBES DE COLORES

CON HECHIZOS QUE ARREBATAN.

TE VI EN LA TORMENTA QUE RUGE

EN EL RAYO QUE DESTRUYE

EN EL TRUENO QUE BRAMA.

TE VI EN LA AZUCENA PURA,

TE ENCONTRÉ EN LA NOCHE OSCURA,

TE SENTÍ EN LA LLAMA QUE ARDE.

TE DESCUBRÍ EN LA SONRISA

TE ESCUCHE EN UNA CARICIA

Y EN EL BESO DE UNA MADRE.

TE BUSQUÉ EN UNA SEMILLA

Y EN EL ÁRBOL QUE COBIJA

Y EL CAER DE LA TARDE

EN ESTE BARRIO DEL CERRO

QUE DE AMOR ETERNO ARDE.

Y TE HALLÉ EN EL SOL QUE ABRASA,

EN LAS PLANTAS VERDE ESMERALDA

Y EN LAS CASAS ENCALADAS

CON NEGRAS CENEFAS PINTADAS

TE SENTÍ EN LA MELODÍA

QUE TRANSPORTA MI ALMA

EN UN SUEÑO DE LOCURA.

TE OÍ EN EL AGUA QUE CANTA

EN LAS CALLES Y PLAZAS.

Y EN MEDIO DE LA NOCHE FRÍA.

TE VI EN LAS ESTRELLAS

ESCUCHÁNDOTE EN LA QUERELLA

DEL AMOR CUANDO SUSPIRAN

LOS ENMORADOS DE ESTA PARTE DE CABRA.

SENTÍ EN MI ALMA, TU ACENTO

NO ERES NI NUBE NI VIENTO

NI CARICIA DEL SOL

NI CAMPO, MARISMA, NI ESTERO.

NO PRETENDO COMPARARTE

¡ME BASTA CON SABERTE

DIOS MÍO SACRAMENTADO

QUE DENTRO DE ESTA  VIEJA IGLESIA DE CABRA

EN SU SAGRARIO ATENTO AGUARDAS

A QUE LLEGEMOS Y NOS ENCONTREMOS

CON EL CANDOR DE TU MIRADA

 Y ALEGRES DE SABER

 QUE CON AMOR NOS ESPERABAS!

 

Y  en esta noche y en esta plaza no pueden faltar los versos de José Juan Fernández Delgado dedicados a este barrio y la Virgen de los Remedios la novia del blanco barrio de Cabra, versos que recogen y describen magistralmente toda la esencia de este lugar mágico.

Por eso aunque conocidos y repetitivos no me los puedo dejar atrás en esta noche, y mi voz los lanza de nuevo al viento para que resuenen en estas paredes blancas hasta postrarse a los pies de la novia de Cabra.

Laberinto de callejas

Contrapunto de plazuelas

Con flores en las fachadas

De todo el barrio del cerro

Lleno de luz plateada

De la luna, que lo mira

Entre luceros cercada.

Blancas de cal las paredes

Con las rejas enlutadas

Donde verdes jazmineros

Dejan sus flores nevadas

Y en el aire su perfume

De fragancia enamorada.

Plaza de Santa Maria

Donde suenan las guitarras

De ronda toda la noche

Mientras los Ángeles cantan,

Hechos suspiros sus cantes,

Con el batir de sus alas

San Juan Bautista del Cerro

Del barrio viejo de Cabra.

San Juan bautista del Cerro,

Tus cuatro paredes guardan

A la Virgen mas bonita

De las Vírgenes de cabra.

La que Remedia las penas,

la que da paz a las almas,

la que nos da su remedio

cuando empiezas a rezarla...

Remedios ¡ que linda eres ¡

Remedios ¿ quien no te canta?

Remedios dicen mis labios

Cuando mis versos desgranan

Un rosario de piropos

Con encendidas palabras

Y te adentras en mis adentros,

Abiertos a tus miradas

Y sonríes cuando digo:

Remedios, mi Virgen guapa,

Al pie de tu camarín

Como novio en tu ventana.

Remediadora, ¿ que tienes

que mi vida entera paras...?

Remedios,¡ como te quiero

¡Con que fuerza y con que ansia

Que todo yo siento fuego

Cuando te miro a la cara

abrasándome de celos

si desvías la mirada...

Ay, Remedios que te quiero

llenar de besos Tu cara

Ay Remedios que mis besos

son de versos y plegarias.

Ay, Remedios, no me mires

que por Ti pierdo la calma,

que me queman tus pupilas

Y el corazón me traspasas.

Remedios de mis remedios

remédiame con tu gracia

ausencias que me persiguen

alejándome de Cabra,

para llenarte de rosas

Los hoyuelos de Tu cara.

Deja que por Ti suspire

Virgen del Cerro de Cabra

que mis alientos transpiren

toda el alma de mi alma

y las espinas me llenen

los labios, y las palabras

salgan con rosas de sangre

hechas clavel ¡y a tus plantas¡

Ay, Virgen de los Remedios

en el trono de mi alma

Y en el corazón del cerro

del blanco barrio de Cabra. 

Estoy llegando casi al final de este pregón pero antes de finalizarlo quiero que me disculpéis si me he inclinado demasiado por la fe, fe que siento y que os e intentado transmitir hoy, soy un hombre de fe y por lo tanto no puedo evitarlo es algo que llevo dentro de mí desde que nací hace 32 años para mas seña en la calle de la Cruz, Cruz que le da sentido a mi vida y ha hecho de mi un cristiano comprometido con mí Fe, con mi pueblo y con sus costumbres y tradiciones.

Vecinos y vecinas os animo a que sigáis cuidando de este cachito del corazón de Cabra del cuál nos sentimos orgullos, cuidando de nuestras tradiciones, transmitiéndoselas a vuestros hijos y nietos, al igual que la tradición de portar desde pequeños de manera glorificante la Cruz de Cristo adornada con flores y con un arco de cilindras como desde pequeños portamos todos.

¡Señoras y señores, vecinos y vecinas, niñas y niños, jóvenes de todas las edades!: os convoco al espacio de la alegría, al territorio mágico de este antiguo lugar que forma parte del corazón de nuestro pueblo, para que, con ojos sin tinieblas, os introduzcáis en una dimensión diferente, la que procura la visión desinteresada y generosa, la actitud complacida y complaciente, la entrega ilimitada al placer de sentirnos pequeños porque nos sabemos importantes, al gozo de sabernos por un tiempo, a salvo de los naufragios cotidianos. Os reclamo para que invirtáis en el negocio de huir en este fin de semana de las preocupaciones... Y sobre todo, os invito a que no volváis la espalda a ninguna de esas pequeñas cosas que nos cercan y nos empapan, sin que seamos capaces de disfrutarlas por estar demasiado adheridas a nuestro ser.

  Gestos de buen hacer son los que hacen grandes las pequeñas cosas que esperamos encontrar en estas entrañables fiestas de este barrio del Cerro, que hoy comienzan. Son esas pequeñas cosas que... cualquier día, en cualquier momento... nos dan la felicidad, no es más feliz el que más tiene si no el que menos necesita, así que disfrutemos con lo que tenemos, disfrutemos de estas calles, de las flores y del cariño mutuo de los vecinos y vecinas de este pequeño pero grande en valores barrio de Cabra. Con mis mejores deseos os animo a vivir con alegría estos días de unión entre vecinos y vecinas de este barrio y de los demás barrios de Cabra que se suman a la convivencia.

Y finalmente  felicidades de corazón, siento envidia de vosotros  por vivir en el barrio de las flores y la alegría, felicidades por vivir en el jardín del cielo.

Buenas noches y muchas gracias.

José Luis Osuna Castro



 

INFORMACIONES